Los verdaderos Reyes Magos.

Comparto este bellísimo texto que me cedió un amigo: Juan Ojeda, a quien agradezco profundamente.